Nos vamos de bolo

El blog de producción de eventos de Pedro P. Forcén

Presentación

Por qué nos vamos de bolo

Un bolo es, en el argot de los profesionales, un concierto, una actuación, un evento. Nos, pronombre personal masculino y femenino plural, es la forma átona de nosotros. Porque generalmente no vas tú sólo a hacer un bolo, es algo que se hace entre varias personas. Y vamos, tercera persona del plural de Presente de Indicativo del verbo ir, se refiere al movimiento de un lugar a otro, porque el bolo lo sueles hacer en otro lugar que no es ni tu casa, ni la oficina de la empresa, ni la nave del material. ¿Os venís de bolo?

Según la RAE, la palabra evento tiene tres acepciones:

1: acaecimiento (cosa que sucede)

2:eventualidad, hecho imprevisto, o que puede acaecer y

3:suceso importante y programado, de índole social, académica, artística o deportiva

Nos quedaremos con que un evento es un acontecimiento importante, programado y (aunque parezca un juego de palabras) en el que pueden suceder eventualidades. Y vaya si suceden. Siempre pasan cosas. Porque un evento es algo vivo, en el que participan muchas personas, las situaciones son cambiantes  y la seguridad total nunca existe. Pero con experiencia, una previsión adecuada y una buena ejecución se pueden reducir esos riesgos notablemente. Y esto es común a todos los profesionales que trabajan en eventos.

 Es una profesión que queda oculta tras las luces, los artistas o el acontecimiento que ayudamos a crear. A menudo nuestra labor queda de manifiesto sólo cuando fallamos, cuando las cosas no salen como debieran. 

Pero siempre que suena la frase “Nos vamos de bolo” surgen la alegría y la ilusión alrededor. Porque a los que nos dedicamos a ello nos encanta nuestro trabajo. Nos encanta irnos de bolo. Por eso la elegí para dar nombre a este blog.

Un bolo pero no de éstos

Diez bolos. Toda una gira

 Por qué un blog

Me presento: me llamo Pedro Pérez Forcén y desde 2007 me dedico profesionalmente a la producción de eventos. Desde que tengo uso de razón manifesté una pasión enfermiza por la música. De ahí pasé al teatro y al resto de artes escénicas. Me formé, y además del espectáculo fui descubriendo y aprendiendo la organización y la gestión de otro tipo de eventos. Como presentaciones comerciales, convenciones de empresas, ferias, congresos, conferencias, inauguraciones, mítines políticos, fiestas populares, rodajes de publicidad…y otros aún más raros.

Creo que hay un nexo común entre todos ellos; espectáculos y eventos de diversa índole pero que pretenden mostrar algo que sucede ese día en ese espacio, y que se hace con la intención de que sea del agrado del público asistente.

Cuando empecé a trabajar en producción, como cualquier novato, tuve que ir aprendiendo de los errores. De los fallos de previsión, las meteduras de pata, los “goles” que encajaba por la escuadra o que yo mismo me metía en propia puerta… Os aseguro que más de una vez deseé que me tragara la tierra y más de una acabé disculpándome porque no había tenido en cuenta “aquel pequeño detalle que…” Todos cometemos nuestros propios errores, que son los que nos hacen crecer.

Pero a base de trabajo duro, aprender de los compañeros experimentados y seguir formándome, algo he ido aprendiendo, y me apetecía compartirlo. Por cuestiones de la vida, del azar o del mercado laboral, he realizado eventos muy diferentes y me han pasado bastantes cosas. Algunas malas y muchas buenas.

Se me ocurrió comenzar a escribir un blog para  aclarar dudas sobre esta profesión y repasar usos y maneras de trabajar que me he ido encontrando a lo largo del camino recorrido. También escribo este blog para que la gente conozca lo que hacemos los profesionales y lo complicado que puede ser organizar bien un acto. A menudo la gente lo desconoce hasta que se mete a ello. Y finalmente, también lo escribo para que la gente que comienza en este mundo pueda realizar mejor su trabajo, y que entre todos consigamos darle a la profesión la dignidad que a veces se pasa por alto. También pienso en el yo de hace unos años, y lo bien que le habrían venido algunos de estos posts.

Antes de que se me olvide y sea demasiado tarde, quiero agradecerle efusivamente a Ignacio Alba todo su trabajo, consejos y aportes para que este blog estuviese online. Ya que fue él el que me animó a crearlo y el primero en pensar que podía funcionar. En la vida, como en la producción, “solo no puedes, con amigos sí”.

Nos vamos de bolo no es una guía para seguir al pie de la letra,  ni un conjunto de dogmas incuestionables. Son simplemente consideraciones basadas en mi propia experiencia, en la de amigos y compañeros y que creo interesante compartir con quien quiera leerlas. No deben sustituir a la formación y el aprendizaje de cada uno.  No sé si la producción de eventos es algo vocacional o no, pero lo que sí sé es que hace falta mucha pasión para dedicarse a ello. Si compartís esta pasión, si sentís curiosidad, si os puede ayudar, bienvenidos a mi blog.

Pasen y lean, ¡el espectáculo está a punto de comenzar! Espero que os guste.

4 Comentarios

  1. Qué interesante 🙂

  2. Enhorabuena por esta nueva andadura te deseo mucha suerte. Un abrazo.

    • Pedro P. Forcén

      22/02/2017 at 09:11

      Muchas gracias Nacho!No hubiera sido posible sin tus sabios consejos.
      Otro abrazo para ti.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: